Precarización Salarial de los Docentes en Venezuela.

Muchas son las opiniones sobre el paro nacional llevado a cabo docentes dependientes del otrora Ministerio del Poder Popular para la Educación, que desde la gestion de Hanson y Hector Rodriguez se convirtió en el Ministerio de la Calidad Educativa, paradigma que revindica un principio neoliberal: la calidad.

Y resulta interesante que sea un ministerio de un gobierno revolucionario el que impulse una Educación de Calidad cuando esta es uno de los elementos programáticos de los neoliberales. Teniendo eso en cuenta es necesario entonces entender que la calidad educativa que pregona el actual Ministerio de Educación ha tomado en cuenta todos los factores del hecho educativo, menos uno de ellos, el factor excluido no es otro que el talento humano, que ha sido colocado a un aldo en sus aspiraciones económicas que son tan validas como la de cualquier profesional y ha sido llevado a una precarización se su salario, equiparando su sueldo al sueldo minimo establecido para todos los trabajadores.

Tomemos de ejemplo los siguientes datos comparando sueldo basico docente I de 33,33 horas, es decir docente de primaria y preescolar, en las diferentes contrataciones colectivas, desde el 2009, con respecto al sueldo mínimo vigente para el final de cada uno de los años y tenemos el siguiente resultado
Podemos así percibir en los últimos años, desde el 2013, el salario básico del docente a venido siendo igualado, o hasta devaluado con respecto al salario mínimo, como se evidencia en el 2014, aun cuando la legislacion laboral venezolana prohíbe que se remunere una relación laboral por menos de este estándar salarial.
 Ahora bien, a este proceso se le suma el efecto de la inflación, y todo esto se le conoce como precarización salarial, que si es sumado a la existencia de la practica de colocar docentes sin pagarles por falta o retardo de los mecanismos de ingreso estamos en presencia de la flexibilización laboral, de la cual escribiremos en las próximas entregas, encontraríamos elementos suficientes para catalogar el Ministerio de Educación como un ente con practicas de clara tendencia neoliberal, es decir con tendencias del modelo económico que dice el gobierno enfrentar.
Por todo ello, se debe considerar prudente la reflexión sobre la lucha por las reivindicaciones laborales del ministerio, porque no se puede olvidar que las luchas sindicales o gremiales justas son parte de la lucha de clases que no solo se debe pregonar en la retorica por quienes señalen posiciones de izquierda. 
De igual manera, se debe tomar mucho cuidado de no partidizar una lucha como esta porque como el carácter justo de la misma se vería empañado por pretenciones de los bandos políticos que forman parte de la sociedad venezolana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *