Perfil del maestro especial

Docente de Educación Especial con sus estudiantes
Docente de Educación Especial con sus estudiantes

La maestra o maestro de educación especial debe entender que amar a las personas con discapacidad no es el único elemento para creerse maestro, sino el hecho de amar a la humanidad en general y su entorno social,

Debe saber que no solo enseña sino que también aprende de sus estudiantes, que la educación es reciproca, no solo en el hecho pedagógico o teórico sino en la esencia humana.

Por lo tanto, debe establecer contacto son sus estudiantes y con su entorno social para poder conocer sus capacidades y potencialidades y no cometer el error de querer enseñarle lo que en realidad puede explotarle.

Debe tener en cuenta que todo ser humano se destaca en lo que su inconsciente trabaja, por lo que no debe imponer potencialidades a sus estudiantes, ya que estos ultimos deben desarrollar sus propias capacidades.

Es importante que reconosca que no se trata de llenar la mente de conocimientos teóricos sino de darle las herramientas para una mejor vida, en la que aprenda la autonomía con la práctica.

El maestro debe ofrecer los instrumentos necesarios para mejorar la calidad de aprendizaje de sus estudiantes a través de herramientas pedagógicas, lúdicas y creativas, sin olvidar que también debe existir una interrelación entre docentes, padres, familia, y la comunidad.

En su praxis debe comprender que no solo es tratar a los estudiantes sino que también trabajar con la familia y la comunidad donde estos se desenvuelven.

Aceptando que la esencia humana esta por encima de lo cognitivo, que no solo se enseña capacidad cognitiva sino que también se enseña vivir para vivir viviendo aportando a la humanidad.

Por ultimo, el maestro especial debe enseñar con la pedagogía del amor, ser autónomo y autosuficiente a la vez, creativo y capaz, innovador y que le guste los retos.

IMG-20160313-WA0008

Gozar de una humildad para saber que le falta mucho que aprender, capaz de buscar soluciones ante los problemas que enfrentan sus estudiantes.

Siendo criticos al momento de debatir sobre su rol, su compromiso, su nivel de responsabilidades en la formación de un ser humano.

Practicante de la pedagogía de la alegría, para regalar una sonrisa de satisfacción en cada logro o cada caída.